[ Pobierz całość w formacie PDF ]

cualquier caso, pero lo har mucho menos si modera su fervor y permite, en la
medida de lo posible, que los problemas se resuelvan sin su participación
activa. Y es exactamente lo que llamamos soltar la situación. En otras
palabras, hay que aflojar el agarre, bajar el control, no molestar al flujo, dar
ms libertad al mundo circundante.
T ya sabes que presionar el mundo no sólo es intil, tambin es
perjudicial. Al no estar de acuerdo con el flujo, la mente crea potenciales
excesivos. El Transurfing te ofrece un camino totalmente distinto. En primer
lugar, nosotros mismos creamos obstculos aumentando los potenciales
excesivos. Si bajamos la importancia, los obstculos se eliminarn por s solos.
En segundo lugar, si el obstculo no cede, no debes luchar contra l;
simplemente djalo a un lado. En eso te ayudarn las seales de gua.
El mal de la mente est tambin en que tiende a ver como obstculos
aquellos acontecimientos que no quepan en su guión. Por lo comn, la mente
lo calcula y lo planifica todo con anticipación, y si luego sucede algo
inesperado, empieza a luchar activamente contra eso para ajustar los
acontecimientos a su guión. Como resultado, la situación empeora an ms.
Por supuesto, la mente no es capaz de planificarlo todo de forma ideal. Pues
bien, precisamente aqu debes dar ms libertad al flujo. El flujo no est
interesado en arruinar tu destino. Una vez ms, eso no es conveniente. Es la
mente con sus acciones insensatas, la que arruina el destino.
Lo conveniente, desde el punto de vista de la mente, es que todo vaya
segn el guión planificado. Todo lo que no concuerda, la mente lo interpreta
como un problema indeseable. Y lo indeseado hay que resolverlo, cosa que la
mente empieza a hacer con mucha diligencia creando problemas nuevos. De
esta manera la mente misma acumula un montón de obstculos en su camino.
Pinsalo: cundo es feliz la gente, cundo est satisfecha y contenta
consigo misma? Cuando todo va segn lo planeado. Cualquier desviación del
guión se interpreta como fracaso. La importancia interior no deja que la mente
acepte la posibilidad de una desviación. La mente piensa: Pues yo he
calculado y planificado todo con antelación. S mejor que nadie qu es bueno
para m y qu es malo. Soy prudente. Con frecuencia la vida obsequia a la
gente con regalos que sta acepta de mala gana, porque no los tena
planeados. Yo quera otro juguete! La realidad es tal que rara vez
obtenemos precisamente los juguetes planeados; por ende andamos todos
140
Reality Transurfing - Volumen I
sombros y disgustados. Y ahora imagnate cunto ms alegre sera la vida, si
la mente bajara su importancia y reconociera que las desviaciones tienen
derecho a existir en el guión!
Cualquiera, por s mismo, puede regular el nivel de su felicidad. La
mayora de la gente sita demasiado alto el listón inferior de este nivel; por
ende se consideran a s mismos infelices. No predico que te conformes con lo
que tienes. La dudosa fórmula quieres ser feliz, s feliz para el Transurfing
no es adecuada. Tendrs tu juguete, pero de eso hablaremos ms tarde. Ahora
se trata de averiguar cómo evitar desgracias y disminuir la cantidad de
problemas.
Precisamente la negativa de la mente a permitir desviaciones en su guión
le impide aprovechar las soluciones ya listas que se encuentran en el flujo de
las variantes. La manitica tendencia de la mente tener todo bajo su control
convierte la vida en una incesante lucha contra la corriente. Cómo no, acaso
la mente puede permitir que la corriente prosiga su camino sin someterse a su
voluntad? Aqu nos acercamos al error ms importante de la mente. La mente
no trata de dirigir sus movimientos segn la corriente, sino que intenta dirigir
la corriente misma. Esa es una de las principales razones por las que aparecen
problemas y desgracias de todo tipo.
El flujo conveniente, al moverse por la va de la menor resistencia, no
puede crear problemas u obstculos. Los crea la mente torpe. Activa al Celador
y observa, aunque sea durante un solo da, cómo la mente intenta dirigir la
corriente. Te ofrecen algo, lo rechazas; intentan decirte algo, no le prestas
nada de atención. Alguien expresa su punto de vista, discutes con l; alguien
hace algo a su manera, intentas ponerle en el camino de la verdad. Te ofrecen
una solución, t le contradices. Esperas algo, pero recibes algo totalmente
diferente, por lo que expresas tu disgusto. Alguien te molesta, te pones furioso.
Algo va en contra de tu guión y te lanzas en ataque frontal para dirigir la
corriente al lecho necesario. Puede que para ti, en particular, todo ocurra de un
modo distinto; sin embargo, aqu tambin hay una parte de la verdad. Cierto?
Ahora intenta aflojar el agarre de tu control y deja ms libertad a la
corriente. No te pido que ests de acuerdo con todos ni que aceptes todo.
Simplemente cambia la tctica: mueve el centro de gravedad desde el control
a la observación. Trata ms de observar que de controlar. No te apresures a
menear la cabeza, contradecir, discutir, perseverar en tu opinión, dirigir,
criticar. Da a la situación la posibilidad de resolverse sin tu intervención activa
o tu resistencia. Y quedars, si no atónito, seguramente asombrado. Suceder
algo paradójico. Al renunciar al control: obtendrs an ms control sobre la
situación del que tenas antes.
141
Reality Transurfing - Volumen I
Un observador imparcial tiene siempre ms ventajas que el participante
inmediato. Es por lo que repito constantemente: alqulate.
Cuando mires atrs, te convencers de que tu control iba contra la
corriente. Las sugerencias de los dems no carecan del sentido. No deberas
haber discutido con ellos. Tu intervención era innecesaria. Lo que considerabas
como obstculos, en realidad no lo eran en absoluto. Los problemas se
resuelven felizmente sin que t lo sepas.
Lo que has recibido fuera de lo planeado, no es tan malo como piensas.
Las frases escapadas por casualidad son realmente vlidas. Tu incomodidad
interior ha sido una seal de advertencia. No has gastado energa de ms y
has quedado contento. Pues eso es aquello de lo que te haba hablado al
principio, el regalo de lujo que hace la corriente a la mente.
Por supuesto, adems de lo dicho recordaremos a nuestros amigos. Los
pndulos nos impiden movernos de acuerdo con la corriente. A cada paso
preparan provocaciones para el hombre obligndole a dar manotazos sobre el
agua. La existencia del flujo en la corriente no conviene al pndulo por una
causa muy simple: la corriente va en dirección de consumo energtico mnimo.
La energa que gasta uno al luchar contra la corriente crea potenciales
excesivos y alimenta los pndulos. El nico control al que se debe prestar
atención es el control sobre el nivel de importancia exterior e interior.
Recuerda que precisamente es la importancia la que impide a la mente soltar
la situación.
En muchos casos es mucho ms eficaz y til soltar la situación, en vez de
seguir insistiendo en lo propio. El esfuerzo por autoafirmarse crea desde la
infancia la costumbre de probar la propia importancia. De aqu nace la
propensión, perjudicial en todo sentido, de demostrar a cualquier precio que
yo tengo razón. Esos esfuerzos crean el potencial excesivo y entran en
contradicción con los intereses de los dems. Muy a menudo la gente intenta
demostrar su razón an en aquellos casos en que el veredicto en uno u otro
sentido no afecta directamente sus intereses.
Existen personas cuyo sentimiento de la importancia interior es tan
hipertrófico (exagerado) que intentan salirse con la suya en cualquier tontera.
La importancia interior se trasforma en una mana de tenerlo todo bajo control:
Demostrar a todos que yo tengo la razón, cueste lo que cueste. Una
costumbre muy perjudicial. Dificulta la vida, ante todo al propio defensor de la
verdad.
Si tus intereses no han de sufrir mucho a causa de eso, suelta la situación
sin miedo y deja que los dems chapaleen. Si lo haces conscientemente, [ Pobierz całość w formacie PDF ]




 

Powered by WordPress dla [Nie kocha się ojca ani matki ani żony ani dzieca, lecz kocha się przyjemne uczucia, które w nas wzbudzają]. Design by Free WordPress Themes.