[ Pobierz całość w formacie PDF ]

vida el rescate de la ma, y el cascavel ha sido grande!... La travesa sigue
por valles, mesetas y montaas, entre el cierzo, la nieve y los clidos vientos
del desierto; entre la espera y la desesperación; bajo el sol ardiente de
Andaluca o en la calgine de las montaas de Asturias o de Aragón.
En Argamasilla de Alba, las parihuelas se abren paso paso entre la
multitud que rodea la carroza del monarca a quien vitorea el pueblo; es
decir, el conjunto de las autoridades y de los sacros colegios. Las parihuelas
llegan hasta el estribo de la carroza donde est erguido Don Fernando
saludando a diestro y siniestro con su enorme sombrero aragons.
Furioso el monarca por el atrevimiento del esqueleto insepulto, grita a
sus guardias:
 Quin es ese fantoche?
El Almirante se incorpora en su lecho ambulatorio y con voz fuerte le
replica:
 El que dio a Vuestra Alteza el imperio de Yndias!
Cree el Rey que es broma de mal gusto de un loco. Cierra la
portezuela con estrpito y manda a sus edecanes proseguir la marcha. En
medio del camino, bajo una nube de polvo, rodeado por soldados de la
escolta real, queda el Almirante con sola su alma en las angarillas llenas de
barro y miseria. Por primera vez llora de rabia el Almirante. Le vuelven los
estornudos de cuando cardaba lana en la tejedura paterna. Los paletos han
huido. Vendrn despus, cuando se les haya pasado el susto, a recuperar al
amo en la alcalda del pueblo donde el Almirante ha dado de nuevo con sus
huesos en una celda.
Poco despus, como remate de sus infortunios, se entera de la muerte
de la Reina. Escribe a su hija, la princesa y ahora Reina Juana, la siguiente
carta de psame.
Alteza Serensima:
Dulenme el cielo y la tierra en el corazón, y condulome con toda mi
alma de su aflicción por la muerte de Su Majestad la Reina Isabel. La
infausta nueva me ha llegado hoy por mediación de los mendigos que me-
rodean la casa de asilo en esta ciudad de Toledo donde me han recluido con
calidad de loco incurable.
El dolor por la muerte de su madre, la Reina, se suma as al sufrido
por la muerte de su eminente esposo, el archiduque Felipe, de cuya
hermosura el mundo entero se hace lengua de exaltación y alabanza. D-
cenme que este dolor bifronte ha turbado su razón. Lo que es otra manera de
muerte an ms terrible que el definitivo acabamiento. Su locura es pues
honor que Su Alteza Serensima hace a la extrema sensibilidad de sus
sentimientos.
El mundo antiguo qudale debiendo a la venerada Reina, su madre, un
nuevo mundo; su Alteza, la vida, alta aunque acongojada que ella le dio, y
yo estos despojos de una vida acabada que he puesto con fervor y plenitud
hasta el fin della a su servicio y honor. Tal circunstancia en cierto modo nos
hermana en la infinita misericordia de Dios Nuestro Seor; a Su Alteza, en
lo ms alto, y a este siervo suyo, en lo ms bajo de su dolor y abatimiento.
Permtome escribir a Su Majestad estas lneas con mano ya
temblorosa e inhbil, aunque respetuosa y vasalla, para arrimar y poner mi
dolor a los pies del suyo, inabarcable. Lo hago en momentos en que ya tam-
bin mi vida se extingue sin mengua ni prdida para nadie. Ayer me dieron
la extremaunción, y hoy escribo sta: el tiempo es breve, las esperanzas
menguan, y con todo eso llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir para
ver, como en profeca, el esplendor de su Reinado.
No se conturbe Su Alteza Serensima por las sombras que han cado
sobre su alma, que la locura es el ms alto don que Dios concede a sus
elegidos. Yo he vivido loco y muero cuerdo, por manera que conozco este
trnsito en que el alma transida se abre por fin luminosa al sosiego de la
cordura sin abjurar ni abominar los delirios de la noche del alma.
Beso a Su Alteza los pies y pido a Dios Nuestro Seor le otorgue
consolación en su dolor y un rayo de luz de su Divina Providencia en las
sombras que injustamente ensombrecen su alma.
Parte LII
EL ALMIRANTE SE DESPIDE
Ayer, el cura de las Trinitarias ha sido llamado a escape (al convento
trinitario le faltan an cien aos para ser fundado). Le ha odo en confesión
casi póstuma y le ha dado la extremaunción. La confesión ha resultado un
poco gritada pues el trinitario es medio sordo. Salió el cura, y con la
ecuanimidad de su celo apostólico el santo varón dijo:
 Verdaderamente se muere y verdaderamente est cuerdo el que fue
loco caballero navegante. Bien podemos llamar al escribano para que dicte
su testamento.
 Ya lo tiene hecho hasta en sus menores detalles y con todas las
mandas agregadas en ms de un millar de codicilos  se apresuró a decir
con fingida naturalidad Hernando, el hijo natural habido con Beatriz
Henrquez de Arana. Hernando luca, melancólico, la soberbia hermosura de
la madre. En lugar de carniceras iba a ocuparse, andando el tiempo, en la
biografa y testamentara de su ilustre padre, ya que el ltimo deseo de ste
no fue tenido en cuenta en los pleitos de dos siglos.
Se apretujaron alrededor del lecho el dicho Hernando; Bartolom, el
hermano; los dos Diegos, hijo y hermano; el cura de las Trinitarias; el
seminarista y futuro obispo de Chiapas, Bartolom de las Casas, su antiguo
joven amigo y futuro exgeta; el Ama y la Sobrina, que le salieron al
Almirante de sus mostrencas familias espaolas, y a las que legar dos
papeles sin mayor importancia en el mas grande libro de historias fingidas
que leern los siglos. No falta el Barbero que le ha despejado el rostro del
matorral ceniciento de su barba.
Desde Canarias ha llegado el gaviero Rafael, hijo de doa Pepina
Palma, a quien el Almirante llama mi Arcngel canario, y de quien se siente
padre adoptivo. El gaviero viene de enterrar a su madre en Fuerteventura. El
Almirante adivina en el rostro del hurfano la triste nueva. Oprime su mano
en la suya cadavrica. Tambin han llegado los siete Sancho-Panzas, que lo
transportaron en la frustrada peregrinación tras el rey Fernando, y que ya se
disponen a cargar el fretro del Almirante con el mismo vigor ambulatorio
que pusieron en las parihuelas.
 Seores  dijo el Almirante con el ltimo aliento, que pareca venir [ Pobierz całość w formacie PDF ]




 

Powered by WordPress dla [Nie kocha się ojca ani matki ani żony ani dzieca, lecz kocha się przyjemne uczucia, które w nas wzbudzają]. Design by Free WordPress Themes.